ter, 21 de maio de 2024

Variedades Digital | 18 e 19.05.24

Detalles escalofriantes sobre el femicido de Bárbara en Rivera

El crimen impactó la Frontera.
Cámaras de seguridad del Ministerio del Interior

El crimen que marcó nuestra Frontera ha transcendido en Uruguay y parte de Rio Grande de Sur, Bárbara Cecilia Prieto estaba construyendo una vida de excelencia, tenía tan solo 24 años y le faltaban dos materias para culminar su carrera de Magisterio.
Era muy bonita, inteligente y simpática, los domingos concurría a Comunidad Cristiana, allí hacía parte del grupo de jóvenes, cantaba, adoraba y ayudaba a los niños con sus tareas.

El hecho ocurrió el martes próximo a la hora 7:20, Bárbara tenía la costumbre de ir caminando, tomaba el trayecto de seguimiento de Av. Sarandí hasta el centro, se levantaba muy temprano por la mañana para acomodar sus útiles y así trasladarse a pié al IFD (Instituto de Formación Docente), Cecilia concurría días específicos justamente para recibir clases de las materias pendientes. Esa mañana fue abordada por Anderson Sosa, el homicida ya la había visto en reiteradas ocasiones, pero ese día estaba alcoholizado y drogado, situación que lo animó a acercarse a Prieto, ante el rechazo de ella, el optó por abrazarla a la fuerza y ante amenazas como “si gritas te mato” ella muy asustada decidió caminar normalmente, tenía mucho miedo, llegando a la intersección de Av. Sarandí esquina Enrique Tarigo Vazquez, él le dijo que doblaran en dirección hacía calles laterales del ex Shopping Melancia, prácticamente obligada accedió, en ese entonces caminaron varios metros, hasta llegar a la calle Don Martin Padern, en una estación de alta tensión de UTE, el decidió sujetarla a la fuerza, solicitando si podían mantener relaciones sexuales, ante la negativa, él la violó bruscamente asfixiándola, dejándola semi-desnuda y ante el ataque de locura, sustrajo un objeto corto punzante y la apuñaló en reiteras ocasiones a la altura del pecho, según la autopsia del médico forense, fueron varias veces que la hirió, quitándole la vida en el momento, el femicida decidió entonces fugarse del lugar, dejándola tirada sin ningún tipo de remordimiento por el crimen brutal que había cometido.

Horas después, decidió vender el celular que le había robado a la víctima, el posible comprador se negó al ver la fotografía en el fondo de pantalla, estaba Bárbara y su familia y al reconocer el padre, dijo que lo que estaba haciendo estaba mal, sin saber que por detrás había una escena horrenda de una muerte violenta.
El criminal resolvió tirar el dispositivo móvil próximo al ingreso de barrio Mandubi, su intención era comprar pasta base, como no logró éxito, simplemente dejó de insistir.

A las 19:20 minutos el hermano de la víctima muy preocupado, decidió radicar la denuncia en la seccional correspondiente, ante la ausencia de su hermana, logrando localizar su celular por una aplicación de rastreo, no era normal que Bárbara estuviera tantas horas sin comunicarse con su familia, además jamás había llegado a su destino, lo que movilizó a la Policía de Rivera, quienes siguieron su rastro, ya que era cotidiano el trayecto que realizaba, luego de revisar las cámaras de seguridad de la zona, descubrieron que ella estuvo acompañada parte del camino, para luego desaparecer completamente, lo que levantó sospechas entre los funcionarios policiales, por lo cual decidieron realizar búsquedas en la zona para tratar de buscar algún vestigio o prueba que pueda llevarlos hasta donde podría haber pasado Bárbara.
Fueron horas de rastrillaje, hasta que la peor noticia llegó, eran las 9:40 cuando personal del PADO logró ubicar su cuerpo sin vida, activándose el protocolo ante el caso de un hecho de sangre, rápidamente llegaron más móviles al lugar del hecho, haciéndose presente también la Fiscal de 3er turno Dra. Alejandra Domínguez, entre otras autoridades policiacas.
La médica forense arribó a la escena 10:20, allí realizó su trabajo en conjunto con Policía Científica, el triste desenlace ya era noticia en los principales medios de la ciudad, entre ellos Hora Uno y la Plateia (profesionales en el ámbito policial). En este entonces luego de un trabajo de Inteligencia por parte del CCU (Centro de Comando Unificado) y Dirección de Investigaciones, tres hombres fueron detenidos, pero solo uno coincidía con las características físicas que fueron registradas por las cámaras de vigilancia. El sospechoso hasta ese entonces, tenía antecedentes por hurto y era conocido por ser consumidor de drogas en el barrio, eso a su corta edad de tan solo 20 años. La noche en la Frontera ya se había transformado en un escenario de violencia y la población estaba triste, indignada y frustrada ante los acontecimientos.

Por la mañana del siguiente día, el Forense realizó la autopsia, constatando la causa de la muerte, había sido violada y posteriormente apuñalada en la altura del tórax.
Los posibles autores estaban a disposición de Fiscalía, se logró determinar que dos de ellos eran ajenos al hecho, pero Anderson Sosa aún tenía algo aún escondía algo en su mirada perdida, sin ningún tipo de arrepentimiento. Estuvo por horas detenidos, no quería hablar y manifestaba ser inocente, pero las cámaras los habían grabado, no podía negar su participación, hasta que próximo a las 15hs confesó el crimen, “yo la mate” dijo a los Policías. Con las pruebas y su confesión, a las 17 horas se realizaba la audiencia de formalización, mientras la familia de Bárbara Cecilia realizaba el velatorio en Homero Pereira, llegada la hora de la audiencia, se realizó el sepelio, a la vez que una manifestación/homenaje que partió desde Plaza Flores hasta el Centro de Justicia, donde ante cánticos y gritos, pedían justicia por la vida de Bárbara, la forma en como su vida fue arrebatada generó mucha conmoción entre todos. En el momento de la salida del homicida, entre gritos e insultos, fue sacado de la corte con gran custodia policial. La Fiscal decidió no realizar declaraciones sobre su formalización, prefirió realizar una conferencia de prensa en Jefatura de Policía de Rivera, en conjunto con el Jefe de Policía Wilfredo Rodríguez, el Sub Jefe y el Director de Investigaciones, allí se brindaron detalles a la prensa sobre el Femicidio de Bárbara Cecilia Prieto, el asesino fue imputado en calidad de autor por un delito de homicidio muy especialmente agravado por haberse cometido con graves sevicias y contra una mujer, por motivos de odio, desprecio o menosprecio, por su condición de tal, marchó a prisión preventiva por 180 días mientras se desarrolla la investigación.

La autopsia confirmó que la víctima había sido atacada sexualmente, violada y luego asesinada.